Emprendimientos con puestos de venta de café

Son muchas las personas que ven como una alternativa económica realizar su propio emprendimiento a fin de obtener ingresos extras para su hogar. Y como dicen que “Quien trabaja con comida rara vez pierde”, no son pocos los que se aventuran a incursionar en el ramo de comidas y bebidas.

Panes, dulces secos y café: la combinación perfecta

Una opción simpática con que puede adaptarse a inversiones pequeñas y medianas es la elaboración y venta de tortas, galletas, pasteles, muffins y cupcakes. También aplica para pasteles salados, panes, empanadas horneadas y sándwiches. 

Estos bocados en formato individual siempre tendrán buena acogida para el transeúnte apurado que solo desea una merienda rápida y deliciosa para recargar energías mientras llega la hora de la comida principal.

Y si esta iniciativa viene acompañada de un buen café, entonces estamos frente a la combinación perfecta, ya que una bebida caliente es siempre el complemento perfecto para un bizcocho o una ración de pan. Esta iniciativa de café, panes y dulces secos incrementará aún más el flujo de caja en tu negocio.

Café exprés: taza humeante al minuto

Quizás pueda parecer complicado incorporar a la oferta de productos la opción del café sobre todo por su elaboración, pero en realidad resulta bastante sencillo. En la actualidad hay aliados electrónicos que facilitan la preparación del café y lo reducen a solo seleccionar el tipo de café cápsulas Tassimo que se desea y pulsar un botón.

 La última tendencia en esta gama de artefactos son las cafeteras de cápsulas Tassimo y su funcionamiento es rápido, preciso eficiente y muy limpio.

Las cápsulas Tassimo son pequeñas dosis individuales de café pulverizado que vienen almacenadas en pequeños empaques cerrados. Se selecciona una de las muchas opciones que ofrece cápsulas Tassimo según el sabor solicitado por el cliente, se coloca en el compartimiento de la cafetera destinado a la cápsula, se pulsa el botón de inicio y en menos de un minuto, mientras estás sirviendo el pastel o las galletas en el plato del cliente, ya tienes una humeante taza de rico café lista para ser disfrutada.